Karina Bolaños, del silencio al escándalo en un minuto
 Seis años de gestión discreta acabaron el día en que se difundió una demanda y las imágenes privadas de la profesora de francés aficionada a los viajes .
Así perdió algo que nunca le dieron del todo en su cargo: la confianza Era un evento importante. La Red de Jóvenes sin Fronteras nacía en febrero del 2011 y los organizadores esperaban ansiosos a la viceministra de Juventud, Karina Bolaños, en la puerta del Instituto México.
IMAGENES/FOTOS A Karina Bolaños, su paso por grupos juveniles, el trabajo con el Partido Liberación Nacional y la cercanía con Rodrigo Arias le sirvieron para ser viceministra. Ahí pasó el 10% del tiempo fuera del país. + MULTIMEDIA Vieron venir a una joven con traje ejecutivo y salieron pronto a darle la bienvenida.
 “Hola, doña Karina, ¡qué dicha que pudo venir!”, le dijeron con cortesía. Salida en falso. La que llegaba era una periodista blanca y baja, no la viceministra morena y alta que ya tenía más de cinco años ocupando el más alto cargo oficial en representación de la juventud. No la conocían y su nombre era tan “civil” como el de la periodista o el de los muchachos que la confundieron. Su baja exposición era casi el antónimo de la notoriedad que alcanzó su nombre dos años después, el lunes antepasado, cuando su video privado de un minuto detonó en las redes sociales mientras todos almorzaban. A media tarde ella era destituida por “pérdida de confianza”, suficiente argumento legal para sacarla del “cargo de confianza” que ella ejercía sin tener tampoco la completa confianza de sus superiores.

 El ministro de Cultura y Juventud, Manuel Obregón, dijo que le pidió la renuncia ese lunes incluso antes del video, con base en la publicación de La Teja sobre la denuncia penal por un supuesto acoso de ella contra un ingeniero. Ella quiso seguir en el cargo, pero después la presidenta Laura Chinchilla firmó la destitución en el acuerdo 634-P. Así acabó Karina Bolaños el trabajo que comenzó en el 2010 cuando Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia entrante, le concedió el deseo de ser viceministra de la Juventud a la profesora de francés herediana que tanto había trabajado en la campaña por el Partido Liberación Nacional (PLN). Ahí llegaba Bolaños, la esposa del empresario Víctor Hugo Víquez que cuatro años después sería diputado por Heredia e hija de Raúl Bolaños, quien en ese momento era alcalde de Santo Domingo. En tierras domingueñas creció Karina Bolaños participando en grupos de jóvenes e idolatrando a Juan Pablo II, como contó en el 2007 al diario Al Día.
 Vivió con sus dos hermanas, su hermano y sus papás que encabezan una familia unida, católica practicante, de clase media-alta, y seguidora del PLN. El salario del profesor Bolaños y de su esposa, María Laidy Picado (funcionaria en el BCIE), permitió a ambos pagar el colegio de su hija mayor en el Liceo Franco Costarricense, donde ella aprendió la lengua francesa que después enseñó como profesora, tras haberse graduado en la Universidad Nacional. Trabajó durante nueve años en el colegio domingueño Santa María de Guadalupe, combinándolo durante un tiempo con sus obligaciones de madre soltera de una hija que es adolescente. Fue su único empleo fijo antes de ocupar una silla en el gabinete de Óscar Arias, según el resumen de su currículo.
 “Es una amiga... una profesional que ha estado cerca de la actividad política. (...) Yo la traje y siempre tuve buena impresión de ella. Siempre contento con la labor de ella”, contestó este miércoles Rodrigo Arias. El problema fue llegar a un cargo relegado, sin demasiados lazos políticos y sin sintonía con su superiora, la ministra María Elena Carballo, como recuerda el actual diputado Jorge Rojas, compañero de Bolaños en las organizaciones juveniles dentro y fuera del PLN. Consultada Carballo sobre su relación con Bolaños, su única respuesta fue: “Prefiero no referirme al tema. Lo que quisiera es que la dejen en paz”. Ajena. La exviceministra contestó por teléfono a este medio pero dijo no estar en condiciones de aceptar una entrevista. Solo prometió enviar un resumen de los logros de su gestión, pero eso no ocurrió antes de cerrar este edición.

Su papá había dicho que ella está muy afectada por la revelación del video y por que siente que el Gobierno la usó como “chivo expiatorio”. El ministro Obregón negó persecución alguna contra la funcionaria, pero recordó que no fue su escogencia cuando entró el nuevo gobierno, una semana después de que Víctor Hugo Víquez comenzara su labor como diputado leal a los hermanos Arias. “Ella tenía un trabajo hecho y ya estaba aquí. (...) No sé si yo la hubiera escogido”, dijo el ministro actual en su oficina, junto a la del viceministro de Cultura, Iván Rodríguez, amigo y socio suyo por años. Debajo de ambos está la oficina colorida que ocupó Bolaños, un despacho que pasó vacío el 10% del tiempo en los seis años que ella fue viceministra. Aquí la veían poco.

 En los 47 viajes realizados, sin embargo, figuran 34 pagados por los anfitriones, nueve por el Gobierno y cuatro financiados por ella misma (Miami, Bolivia, El Salvador y Panamá). Quizá por esos viajes y la tarifa telefónica del roaming, la cuenta por el celular de uso discrecional llegó a ¢5,5 millones en el 2009 (el doble de la ministra de entonces), lo mismo en el 2010 (el doble del ministro) y ¢9,5 millones en el año pasado (11 veces más que Obregón). En la mira. Un informe con esos datos estaba preparado el mismo día del video y la destitución, pues denuncias previas habían motivado a Obregón a pedir pesquisas internas. Ahora sospechan que fue en uno de esos viajes (Sudáfrica, julio del 2009) cuando ella filmó las imágenes privadas que acabaron siendo el detonante de su despido.

 “En el tema de juventud llega mucha invitación, pero además es cierto que a ella le gustaba el avión”, recuerda el diputado Rojas, quien compartía con Bolaños a menudo como miembros del Consejo de la Persona Joven. “Hay que decir que ser viceministro de Juventud no lleva muchas responsabilidades, pero sí representación”, añadió Rojas.
 Esta buena relación con agencias internacionales es una de las razones por las cuales Chinchilla la dejó en el puesto en el 2010, según Rojas. El legislador mencionó también como probable “la cuota política” del diputado Víquez, con quien Bolaños estuvo casada durante 11 años hasta la semana antepasada. Cinco días después de ser destituida firmó el divorcio que acabó la relación iniciada hace 12 años en medio de banderas verdiblancas y consumada en una boda bailando una pieza de Gaviota, en medio de amigos y gente cercana al partido, contaron tres personas presentes.
 Ante la dirigencia política herediana sí era reconocida, como ocurrió después con organizaciones juveniles nacionales y con representantes de organismos internacionales aquí, según Rojas. “Ella no era muy entradora como funcionaria. Diría incluso que no era ambiciosa políticamente. Fui yo quien le dije en el 2009 que por qué no pedía el viceministerio. Ella tenía experiencia en grupos de jóvenes y era coordinadora nacional de guías electorales del PLN. Ella lo que me dijo fue ‘¿usted cree que yo pueda ser viceministra?’”, recordó Rojas. Sí pudo.

Pudo desempeñarse seis años a sus anchas por la poca trascendencia política del cargo, por la distancia con el ministro de turno o por la personalidad discreta de Bolaños. “Ni quiera sabía que existía ese viceministerio hasta que la nombraron a ella”, recordó Víquez. Tampoco entonces es culpa de los muchachos no tener idea de cómo era la viceministra a quien esperaban en febrero del 2011.
 Muchos también ignoran que hoy domingo es el Día Internacional de la Juventud y que Chinchilla no nombrará sustituto de Bolaños hasta después de dos semanas, cuando vuelva de su actual periplo por China y Corea del Sur

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
tvvip1 © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top